Cuba: De todos los males el castrismo es el peor.




La gran tragedia de nosotros los cubanos es que nos enfrentamos a una mentira muy sólida. Una estafa construida por una maquinaria propagandística muy sofisticada que utilizó, para sus macabros fines de perpetuidad, lo mismo a enfermos mentales, personas marginales, obreros y campesinos entusiasmados, amas de casa ilusionadas, estudiantes con y sin pañoletas y a artistas comprometidos por la casa que le dieron, que a “galardonados” y reconocidos intelectuales de talla mundial con una sonrisa y un abrazo siempre dispuestos para el sátrapa y sus Odaliscas uniformadas.
Contra ese monolito de aberraciones, de falsedades bien estructuradas y erigidas sobre el dolor, la humillación y la muerte de muchos, pero muchísimos cubanos, la verdad, la más absoluta verdad, es que hay que tener los pantalones bien puestos.
En estos más de 58 años hemos sido testigos de la capacidad camaleónica de un régimen que se prostituye, carterita en mano y creyón de labios color rojo “castigo”, a cualquier atontado que quiera llenar, a cambio de nada, las arcas de una dictadura que se ha especializado en despilfarrar, en campañas propagandísticas para su beneficio, única y exclusivamente, la prosperidad y el desarrollo del pueblo cubano.
Porque que no me jodan los castristas con sus teques del bloqueo y el imperialismo: ¿Dónde mete la dictadura los miles de millones que entran al país por concepto de remesas, como pago por el trabajo de los “internacionalistas” y otras fuentes? ¿Cuántas mejoras se habrían logrado si el castrismo se hubiera concentrado de invertir decentemente en el desarrollo del país? ¿Cómo somos capaces de donar lo que necesitamos?
Ahora el nuevo responsable es el Presidente Donald Trump, es el objetivo al que hay que culpar, atacar y “mandar mensajitos” porque él, y solo él, según la propaganda del régimen, es el único responsable del hambre que están pasando los cubanos.
La dictadura es especialista en desvestir un Santo para intentar, imaginarse, querer y aparentar vestir otro. El problema real es que han sacrificado al pueblo, lo han timado, lo han hecho padecer todas las angustias, los dolores, las necesidades y los sin sabores más grandes de este mundo para que alguien salga por ahí diciendo que la “revolución cubana” es buena, caritativa y solidaria.
¡Una mentira! ¡Una farsa! ¡Un embuste! Lo que ese imbécil nunca dice es que la dictadura de los Castro se lo quita todo al pueblo para comprar la imagen de “altruismo” que ha regado por el mundo, que es el pueblo cubano quien padece realmente por cada grano de arroz, por cada saco de cemento, por cada onza de café, por cada ladrillo que esa tiranía le dona a otros países y que salen de la necesidad y las carencias de muchos cubanos que no tienen qué comer ni dónde vivir.
Pero, como yo siempre digo, el castrismo es como el cambolo sideral donde, dicen, sepultaron las cenizas del cabecilla en jefe, una mierda de monumento, la cosa más horrible y asquerosa del mundo pero que a todos ellos les “encanta” y van allí a llorar, a jimiquear, a abrazarlo si se lo permiten y a gritar yo soy Fidel.
Por cierto, hablando como los locos, si me siguen jodiendo voy a empezar a escribir Fidel con minúsculas igualitico que revolución.
Y esta es la realidad, el castrismo es el peor de los males, no existe nada que provoque más retroceso, involución, enemistad, carencias y muerte que un sistema que ha dejado a un país entero petrificado en el tiempo.
El 2018 tiene que ser un año diferente, los cubanos tenemos que proponernos que Cuba cambie hacia otro lugar, hacia cualquiera, las noticias que nos llegan de nuestro país son aterradoras, alarmantes, desesperantes.
El cubano de estos tiempos anda con la mirada perdida porque desde hace mucho algunos de nosotros perdimos el camino.
No tengamos miedo.
La dictadura no puede censurar a más de tres millones de cubanos exiliados.
No existe nada peor que el castrismo.
Busquemos un futuro diferente para nuestra Patria.
Empecemos uniendo nuestras voces, pongamos a un lado las diferencias, porque Cuba nos necesita.
El castrismo y los castristas se envalentonan contra unos pocos pero tiemblan ante muchos.
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Tus Comentarios

2 comentarios en “Cuba: De todos los males el castrismo es el peor.

  1. Yo solo veo maldad, daño, manipulación, falta de respeto, gran ignorancia y fetidez en esta pagina me huele mal esta pagina, no se si seras un “mal bañao” ni me interesa pero estas bien embarrao con la mierda de la desinformacion y cuidao no te embarres de sangre porque aqui tus mejores padrinos los dolares pagan a asesinos y matan estas llamando a destruir y dañar todo un pueblo que ha tenido muchos dolores y no precisamente los que tu llamas a eliminar es mucho lo que sabemos, no somos ingenuos como antes, tenemos afortunadamente la conciencia clara y gente tan extremista como tu no son mas que oportunistas llenos de ambicion personal y de veneno prestos a clavar su garra en sus propios hermanos la fissionomia clara de un traidor, bajo repulsivo, inepto, payaso, falta de guevitos y descreido.

Deja un comentario