El destructivo huracán castrista y sus vientos de la eterna desgracia.




Creo que de lo que se impone hablar hoy es del terrible huracán que amenaza a nuestros hermanos y orar mucho para que la devastación que pueda causar en nuestra querida Cuba no sea peor a la que ha provocado la dictadura de los Castro en estos 58 años de amarga, maldita, miserable y devastadora existencia.
Cuando anuncian un fenómeno meteorológico de este tipo yo siempre pienso en los cientos de miles de cubanos que pierden todas sus pertenencias a causa de las condiciones tan deplorables en que viven y en la horrible indefensión que tienen para enfrentar un monstruo de tal magnitud.
El gastado cuento de los miles de evacuados que usa la dictadura para “cacarear” ante el mundo que a la revolución no se le muere ni un solo “tio”, todos sabemos que es pura y burda propaganda para engañar a los tres o cuatro imbéciles que aun creen que el socialismo es lo mas “bárbaro” que se ha inventado, que es el único sistema social que se preocupa por salvar a los humildes, a los necesitados, a los desfavorecidos y a los “pobres” poniéndolos a “buen recaudo” de los vientos huracanados y el agua pa’ Mayeya.
Pasa que quien hizo la ley hizo la trampa y mientras más “evacuados” exhiba la dictadura más reconoce las condiciones de precariedad en que vive gran parte del pueblo de Cuba.
¡Hay que ver cómo viven muchos cubanos en las provincias por donde siempre pasan los ciclones!
La inmensa mayoría aun no se ha repuesto de las catástrofes anteriores y, como un ciclo terrible de la vida que les ha tocado vivir, no salen de una desgracia para entrar en otra.
Yo puedo asegurar, jurar y acuñar que la mayoría de las edificaciones en Cuba, sobre todo las que no son de interés para el régimen, están en condiciones de derrumbe y no soportan lluvias de tres días como las que se mandan en el Trópico y con sus respectivos vientos de cualquier lugar.
Y es que la miseria provocada en Cuba por esa pandilla de rufianes y descarados ha traspasado los límites de la decencia humana y ha convertido a nuestra hermosa Patria en un país remendado, zurcido y apuntalado por sus cuatro costados. La ilusión que un día tuvimos la soportan hoy viejos horcones y carcomidas vigas de madera puestas de por vida para que no se nos caigan los techos encima y nos aplasten la poca mierda que nos queda.
Así viven muchos cubanos, muchísimos. Y me refiero a los que no pueden arreglar sus viviendas porque no tienen “ni un fula” y las instituciones dictatoriales los pelotean de aquí pa’lla y de allá pa’ca con el cuento del “bloqueo compañeros” y la falta de recursos cuando hay que ver la casa donde vive, por ejemplo, Mariela Castro y las comodidades que se gasta: ¡Hasta agua calientica seguro que tiene la muy cabrona!
Pero el pueblo humilde, el de las goteras en los techos, el de las ventanas y puertas desvencijadas, el de las paredes derruidas, las instalaciones sanitarias atascadas y, el que si tiene mucha suerte le llega agua fría, muy fría, de vez en cuando y de cuando en vez, ese es el pueblo que de verdad se enfrenta a los huracanes y los sufre, con estoicismo y resignación, desde que anuncian su formación por allá por casa del carajo.
Yo me imagino que ahora saldrán los castro-discursantes de las redes sociales y de mi Blog a decir que la revolución no abandona a nadie y que yo soy esto o lo otro, pero démosle un espacio en Internet a los verdaderos damnificados de los huracanes en Cuba para que expresen su verdad sobre la ayuda que han recibido de la dictadura y si en realidad han logrado recomponerse de estas desgracias. Los reto. No tienen que complicarse, solo salir a las calles y preguntar, sin coacción, la última vez que los llamaron para que fueran a recibir la ayuda prometida.
Aquí todo el mundo sabe que esa mierda de “gobierno” es especialista en manipular los promedios, los porcientos, las cantidades, los números y hasta las palabras. Para nadie es un secreto, fíjense las cifras del “sobrecumplimiento al cuatrocientos por ciento de la recogida de la papa en la pasada cosecha” y en los mercados cubanos no se ve ni un puñetero tubérculo de esos “cuatrocientos”.
La dictadura o la revolución o el socialismo o como a ustedes les resulte mejor llamar a esos malditos es una maquinaria de destrucción masiva mucho peor que cualquier fenómeno meteorológico. Al cubano de a pie solo le queda esperar y rezar porque los vientos de la desgracia no les arrasen lo poco que les queda porque lo otro, es decir, la libertad, la esperanza, las ilusiones, los derechos y los sueños, los Castro hace mucho que se los arrebataron sin tener que “soplar” ni un poquito.
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Tus Comentarios

4 comentarios en “El destructivo huracán castrista y sus vientos de la eterna desgracia.

  1. Te invito a que des un dato uno solo de alguien en Cuba abandonado antes o despues de un huracan o de una muerte de una persona en un ciclon por negligencia de las autoridades, y de que se evacuan a lugares seguros e incluso casas de familia en el plazo establecido sin demoras porque los planes de desastres en Cuba es lo mas eficiente que se ejecuta, podran haber mucha gente que en tiempos normales demore un tramite o sea negligente pero ese tema no lo toques porque te coges el dedo con la puerta desde cuando no vienes a Cuba porque hablas asi, que te pasa si algun pais tiene ese tema organizado es Cuba y eso de estadisticas que dices que mienten no es verdad porque sabes un mentiroso de coge mas facil que un cojo . No hables sin datos y sin informacion y menos si no vienes a Cuba. Una cosa es la habladuria de la gente y los medios en el extranjero y otra cosa es la Cuba real con sus dificultades y sus problemas pero con sus virtudes reconocidas por la historia, por la practica y por la vida diaria, un pais en el que ningun ser humano queda al abandono y en el que siempre hay reservas y formas de ayudar al de menos recursos, al enfermo, al niño, al anciano y cualquier persona desfavorecida, un pais como el nuestro por lo menos que merece ser criticado es por su ayuda a los damnificados de un huracan y menos por alguien que no vive aqui y que ademas no ha hablado de los muertos y damnificados de Houston, recuerden que esto es un fenomeno natural y que a cualquiera le toca y que incluso no cree ni en ricos ni en millonarios No hay dudas que para hablar mal del gobierno de Cuba y de su pais algunas personas frustradas se agarran hasta de un clavo encendido como se dice en mi pueblo…. Bye deseanos suerte no mas desgracia porque tanto odio inutil ama al projimo como a ti mismo te deseo un buen dia ….y lo siento por ti

    • Que Cabron y mentiroso que eres , me igmagino Que perteneses al Grupo de ladrones de cuello blanco , el cual tiene las mejores CASAS , se alimenta de manjares ,una escoria COMUNISTA la cual cree en el SOCIALISMO trasnochado . Reconoselo “CUBA” es la otra “AITI” pobre y micerable

  2. Nunca Cuba pudo estar en peores condiciones que ahora para soportar ni siquiera una Tormenta Tropical, mucho menos un Huracán categoría 5.
    Esta tromba caerá con fuerza sobre la Isla y pondrá a pruebas las terribles condiciones impuestas por el castrismo.
    Si hay un pueblo que lo puede soportar, cierto es Cuba, porque lleva más de 58 años soportando uno, sin posibilidades de recuperación.
    Todavía hay personas que languidecen, sufren por todo lo perdido en Huracanes anteriores y hagan encuestas en Pinar del Río, Guatanamo, y otros territorios.
    Doy fe de ello en un hecho que no permite la duda y averigüen, el cubano no le teme al ciclón, ni a sus vientos, ni a la lluvia y sino a las secuelas.
    La vida en los albergues se puede extender por años, la escacez de los pocos alimentos agrícolas ni que decir, junto a la falta del servicio eléctrico, agua y de gas manufacturado, donde existe.
    Y si logran sortear todo ello, le queda la vivienda, cuando se puede recuperar. Aunque esta labor se inició antes del vendaval, al tener que afianzar, reforzar o sostener las casas.
    NO DEJEMOS DE ORAR, PARA QUE LOS CUBANOS PUEDAN SOPORTAR ESTE TERRIBLE HURACÁN Y LOS DEMÁS CARIBEÑOS.
    Esperemos que las vigas carcomidas por el tiempo en nuestro país, soporten los embates de IRMA como NO lo han hecho con los Castristas.

Deja un comentario