Gisela Peña: “El miedo te paraliza… y te controla más que el tirano más déspota.”



Siempre he dicho que en las entrevistas de Por Eso Me Fui De Cuba lo importante no son las preguntas, para nada, lo verdaderamente magnífico son las respuestas de quienes acceden, desde la honestidad, a involucrarse junto a nosotros en esta ardua batalla para derrotar al castrismo.
Gisela Peña es, por derecho propio, parte de esta lucha, una cubana colosal que vence a gigantes con su verdad, su potencia y su extraordinaria belleza.


Por Eso Me Fui De Cuba:
¿Quién es Gisela Peña?

Gisela Peña: Seré escueta, es la pregunta más difícil porque no me gusta hablar de mí. Soy una mujer cubana, nacida y criada en El Barrio de Jesús María. Un espíritu libre y rebelde por naturaleza. Con una inteligencia promedio, pero con sentidos, intuición y un poder analítico muy desarrollado. Nací, no me formaron porque vengo de un hogar donde se imponía un férreo e irracional autoritarismo el cual no pudo doblegarme ni influyó en mi personalidad para nada, así que lo que soy se lo debo enteramente a Dios.

Por Eso Me Fui De Cuba: ¿Por qué te fuiste de Cuba?

Gisela Peña: Desde muy temprano pude ver con absoluta claridad las manipulaciones, el control absoluto del estado no sólo en el manejo público, sino sobre cada individuo.
Entender que de todo lo que acusaban a los países democráticos, a la oposición interna y externa era precisamente lo que eran ellos. Comprender el entreguismo y la sumisión a los rusos y su más que incoherente política e ideología Ruso/Alemana que alguien con mediana inteligencia no podía digerir.
Por la falta de patriotismo, de valores cívicos y morales a los que condujeron a la población, por la segregación racial y social a la que fuimos sometidos, por la represión y la ausencia total de Libertad a la que tiene derecho cada hombre al nacer. Por la mentira palpable y visible de un régimen que tomó un país, el más desarrollado de Latinoamérica para convertirlo en un campo de concentración Nazi…
Me tomaría muchas páginas esta respuesta, así que hasta aquí lo dejo

Por Eso Me Fui De Cuba: ¿Cuánto te marcó esa decisión?

Gisela Peña: Me hizo la mujer más feliz del mundo. La Libertad no tiene precio y fue un sueño cumplido. No le debo nada al régimen, el mito de la educación y la salud gratis o beneficios del régimen es una propaganda plagada de mentiras.
Simplemente me negué a ser un esclavo, un títere, una marioneta de un montón de delincuentes comunes que se tomaron el poder por la fuerza y que se han mantenido en él precisamente por la complacencia, la indolencia y la falta de patriotismo de la mayoría de la población.
Hay que ser honestos, ahí están por seis décadas porque al Cubano común le gustó la mendicidad. Sucede en todos los países donde imperan estos regímenes totalitarios.

Por Eso Me Fui De Cuba: Es evidente tu posición crítica contra la dictadura de los Castro: ¿Por qué has decidido asumir esa actitud de denuncia?

Gisela Peña: Tendría que comenzar diciéndote que la actitud de denuncia fue una constante en mi vida dentro de la Isla. ¿Por qué desistí de ella por largo tiempo en el exilio?
Por la decepción que siento por mi gente. Ellos y no el régimen nos obligaron a abandonar nuestro país, son ellos quienes los sostienen en el poder y eran ellos, esa población mayoritariamente inconsciente quienes más nos atacaban.
Siempre he dicho que un país lo hace su gente y por desventura la nuestra, el Cubano promedio se convirtió en un individuo servil, carente de principios básicos como la lealtad, la solidaridad, el respeto a las libertades individuales, la envidia, el oportunismo y mucho más.
¿Por qué retomé la actitud de denuncia?
Creo que es el momento propicio, la dictadura está en su face más decadente, la gente a fuerza de golpes y después de tantos años ha ido entendiendo la mentira. Porque el país está en la condición más deplorable que pueda alcanzar nación alguna, por los niños y los jóvenes que han vivido sin niñez ni juventud y por el más que desastroso futuro que les espera si esto continúa. Sólo por ellos y también porque internacionalmente este desastre se ha expandido y creo que es la obligación de cada individuo que ama la libertad aportar aunque sea un pequeño granito de arena para salvar al mundo de la catástrofe y el exterminio de la especie.

Por Eso Me Fui De Cuba: Indiscutiblemente tus publicaciones en las redes sociales tienen un impacto muy importante en la opinión de muchas personas, incluyendo a quienes defienden al castrismo: ¿Sientes algún temor?

Gisela Peña: Jamás, detesto esa palabra.
El miedo te paraliza, te hace caer en lo absurdo y te controla más que el tirano más déspota.
Ellos tienen un olfato muy fino para detectar el miedo y de eso precisamente vive un régimen de explotación, violación de los más elementales derechos humanos, un régimen de muerte y torturas, delincuentes que clasifican en todos los delitos de todos los códigos pénales en países civilizados.
El miedo es el alimento de las bestias.
Yo, como notarás, me voy parejo contra las crueldades del mundo, siempre incluí a Cuba en primera instancia, pero es difícil que se me escapen estos promotores y patrocinadores del sistema de gobierno peor de la historia de la humanidad.
En Panamá, en Estados Unidos, con los europeos, la desastrosa América Latina de extremo a extremo, las agrupaciones terroristas incluyendo por supuesto a las FARC de Colombia, la delincuencia organizada en el mundo, el desastroso e indignante México, Asia.
Nada se escapa de mi interés y mi crítica opinión personal.
Creo que eso es suficiente para corroborar que no conozco el miedo, lo rechazo, lo repudio y en mi no entrará.
Algo tiene mucho que ver en todo esto; Creo en Dios!!!
Mi fe es enorme e incuestionable para mí suceda lo que suceda y he asumido que esa condición no puede ser selectiva.
O tienes fe o no la tienes. Es una forma de vida, una fuerte convicción y lo único que te hace fuerte y verdaderamente libre.
Aquí haré una observación crítica con mucho respeto.
En el mausoleo pequeño y poco atendido de los mártires y grandes patriotas de la brigada 2506 (Bahía de Cochinos) aparece la hermosa bandera de nuestra nación sobre el símbolo de la fe.
Yo que no soy religiosa pero si una ferviente y devota creyente en el Único y verdadero Dios no pongo la Patria sobre él. Créeme que Dios coopera con los hombres de fe en las causas justas de manera milagrosa, así que, primero Dios y a través de él la fortaleza, la persistencia, la valentía y el patriotismo.

Por Eso Me Fui De Cuba: ¿Extrañas a Cuba?

Gisela Peña: No. Sería como preguntarle a un sobreviviente del holocausto si extraña los campos de concentración.
Al principio extrañe a los Cubanos, ahora lamentablemente ni eso. Cómo puedes extrañar a quienes mayoritariamente te decepcionan.

Por Eso Me Fui De Cuba: ¿Cómo definirías el exilio cubano?

Gisela Peña: El Exilio Político Cubano merece todo mi respeto y admiración. Muchos de ellos han pasado toda su vida, algunos más de sesenta años combatiendo a su modo, con limitados recursos y frente a ciegos, sordos y mudos nacionales e internacionales, por supuesto con escasos resultados producto de ello.
Hay que reconocer que somos minoría, pero para Dios nada es imposible.
Respeto y admiración por los congresistas Cubano-americanos que no han cesado en su lucha por devolver la democracia a Cuba y que son fervientes patriotas, respeto por cada Cubano que con valentía se expresa contra la Dictadura y mi más profundo respeto a los ex presos políticos y a los actuales en la Isla, esos son los mejores.
Las cifras que proporciona la dictadura son falsas. Todos sabemos que las prisiones comunes están repletas de presos políticos y los hospitales psiquiátricos también. Esos son los más valiosos.

Por Eso Me Fui De Cuba: Muchos pedimos a gritos la unidad de todos los cubanos como única forma de vencer al castrismo: ¿Crees que esta unión es posible?

Gisela Peña: De los buenos Cubanos, de los patriotas, de los sensibles, de los que les duele la Patria, de los hombres de Fe.
En esa unidad creo y entonces Dios hará su parte.
Cuba necesita una solución Ya, apelar a la conciencia de los inconscientes tomaría mucho tiempo y en ese tiempo seguirá aumentando el número de niños y jóvenes sin niñez, sin juventud y lo peor de todo sin futuro.
Hagámoslo por ellos, aunque se beneficien las focas.
Gracias mil Ricardo Santiago por la excelente labor que estás haciendo en las redes, no te detengas por favor.
Un fuerte abrazo y te sugiero que busques a esos viejos que tildan con irrespeto de intransigentes, retrógrados e irracionales. Ellos y los presos políticos tienen mucho que enseñarnos y mucho que mostrar al mundo.
La Verdad es como La Luz y está cerca el momento de hacer justicia. Ningún Cubano debía ceder a negociaciones con delincuentes y asesinos en masa.
La Justicia es el Camino para la Reconciliación y La Paz.
Y no de un sólo hombre, los ejecutores de las órdenes fascistas, los científicos y doctores de la muerte •••• JUSTICIA, PAZ y LIBERTAD. DIOS PRIMERO al frente de nuestras acciones y palabras…


Gracias Gisela, amiga, gracias por ser cubana, muy cubana, y estar de este lado de la razón. Es mucho, muchísimo.



Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 89
  •  
  •  
  •  
    89
    Shares

Comments

Tus Comentarios

Deja un comentario