¿Los cubanos contra el castrismo queremos justicia o venganza?




Hace unos días un “amigo” me cuestionaba porqué mi actitud anticastrista si, y cito sus propias palabras: “A ti la revolución no te quitó nada”.
Yo me imagino que este “amigo” es de los que escriben revolución con mayúsculas pero, como decía mi madre, aquí cada quien conoce sus limitaciones o sus excesos en ortografía…
Pero bien, regresando al tema que nos ocupa, esta es una pregunta muy polémica. La mayoría de los mortales que conozco, y me incluyo entre ellos, cargamos un fuerte sentido puritano y responderemos, con la mayor prontitud y nuestro mejor rostro de credulidad: “No, nosotros lo que queremos es que a esos hijos de puta se les juzgue con todo el peso de la ley y que paguen por sus crímenes y…”.
Aprovecho ahora para responder a este “amigo” bien preocupado por mi actitud y le digo que es verdad, que la revolución, con minúsculas, ni a mí ni a mi familia nos quitaron nada material, nosotros no perdimos grandes, ni medianas ni pequeñas propiedades, ni fuimos víctimas de las ilegales y fascistas nacionalizaciones revolucionarias de los 60s, ni éramos burgueses connotados afectados por la naciente dictadura del proletariado y ni perdimos siquiera altos estándares de vida porque mis padres, antes de 1959, eran simples trabajadores que vivían de un salario ganado con el sudor, no de la frente, de todo el cuerpo.
El tema es que esa revolución, y léase Fidel Castro, no solo erradicó en Cuba la propiedad privada con el cuento de que todo pasaba a manos del pueblo, nacionalizó empresas so pretexto de un patriotismo patriotero e intervino industrias con la cantaleta de que los quinquenios y la productividad del socialismo eran lo mejor para Cuba, sino que, y este fue a mi juicio el peor crimen de ese monstruo dictatorial, erradicó la conciencia individual de los cubanos e intentó someternos a una conciencia colectiva que, según él, hacía más “juego” con el nuevo orden mundial y con la política espinal de la revolución socialista.
Y es en este sentido donde, por lo menos a mí, y lo digo bien clarito, esa revolución con minúsculas me lo quitó todo, absolutamente todo.
Muchos cubanos no somos capaces de entender el daño antropológico que nos causó como nación esa mierda del ser social y la conciencia social, es decir, el colectivismo socialista, las masas, el proletariado, la lucha de clases, el pueblo enardecido, la fritura de harina, los trabajadores marchando hacia un ideal, pin pon fuera abajo la gusanera, la unidad y lucha de contrarios, de lo sublime a lo ridículo, el hombre de Maisinicú, la leche hervida y las pipas de cerveza.
El problema, la verdad medular del asunto, es que el hombre, primero que todo en esta vida, es un individuo. Cada ser humano tiene el derecho a elegir cómo pensar, qué pensar y cuándo pensar sin que nadie le imponga criterios y mucho menos ideologías.
Pero, si lo analizamos bien, este principio del derecho universal de los seres humanos es el principal enemigo, los fantasmas que me asustan y el coco macaco de esa revolución piltrafera, de sus ideólogos, de sus seguidores cieguitos, cieguitos Ichis, de sus querubines guerrilleros y de sus defensores a ultranza aun cuando saben que apoyan a un régimen que es una reverendísima mierda.
Los cubanos después de 1959 dejamos de ser individuos para convertirnos en “compañeros”. La revolución castrista nos prohibió el querer para nosotros mismos porque ese era un sentimiento pequeño burgués y un verdadero revolucionario jamás impone su individualidad. Nos quitaron la capacidad de ser y pensar para pretender que fuéramos como un argentino de imagen falseada y manipulada, nos limitaron las aspiraciones a las necesidades de la revolución, es decir, si hacen falta maestros, pues todos a ser maestros, si hacen falta médicos, pues todos a ser médicos, si hace falta cortar caña, pues todos a cortar caña, si hacen falta soldados, pues todos a combatir y si hacen falta putas, pues maldita revolución comunista que ha provocado la mayor destrucción física y moral de un país y su gente en toda la historia de la humanidad.
Entonces, y no sé cómo he podido apartarme del tema, en mi caso personal, y que aquí cada cual decida por sí mismo, la línea entre justicia y venganza en el caso de Cuba es muy fina, finísima, porque mientras los Castro y su monstruosa dictadura nos exigen un colectivismo chapucero, mediocre e improductivo, ellos y sus familias piensan como les sale de las nalgas, lo que les sale de las nalgas y cuando les sale de las nalgas.
Para un cubano que ha vivido toda una vida en este martirio la justicia no siempre basta.
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Tus Comentarios

2 comentarios en “¿Los cubanos contra el castrismo queremos justicia o venganza?

  1. Mi “Amigo” oye a ese hombre que sabe lo que dice tu estas peleando la guerra de otros y quizas te hace falta vivir del sistema capitalista que te alimenta a lo que se llama en la REVOLUCION la que tiene todo el sentido del mundo que tu no le ves es a cumplir los postulados martianos de ser cultos para ser libres se le dijo al pueblo lee y no cree la figura de FIDEL era muy mediatica se trata de un lider muy carismatico y si tuvo algun error fue haber soñado mucho ser un hombre adelantado a su epoca ahora cada cual es dueño de tener sus ideas propias independientemente de la posicion politica que tenga y eso no te lo quita ni te lo impone nadie la mediocridad de muchas personas no es propia de esta REVOLUCION al contrario ella hizo grandes a mucha gente en el deporte, en la cultura, en la ciencia incluso aquellos que luego emigraron y le sirven ahora a sus enemigos esa REVOLUCION ha sido noble y no se merece tanto ataque, tanto odio y tus mensajes hacen mella en algunos ilusos o personas poco ilustradas que puedan ver mas aquellos problemas economicos y de desarrollo que ha tenido Cuba en los años de REVOLUCION no es nada despreciable lo que ha hecho el pais en medio de toda esa lidia contra un enemigo poderoso que la ha estado cercando economicamente aun con la complicidad de personas que si son enemigos de clase de una REVOLUCION que les quito muchas cosas porque eran privilegiados del sistema anterior en Cuba sistema que creo regimenes sanguinarios como el de Batista el que dio al traste y acabo con el esta REVOLUCION tus padres eran gente humilde y sabe dios conque trabajo crecistes pero es verdad la REVOLUCION puedes no estar de acuerdo con ella pero no tienes porque odiarla y mucho menos manifestar ese odio de forma irracional publicamente y de forma sistematica olvidando todo lo que ella significo para la gran mayoria de los cubanos que no todos tienen que estar comprometidos ideologicamente con el comunismo o socialismo como se le quiera llamar sino que simplemente son los hombres honestos y trabajadores que sueñan con un pais libre, soberano y prospero porque tenemos que ser agradables a los EU y hacernos de la vista gorda antes sus crimenes de guerra, ante su injusta y desigual reparticion de la riqueza, ante la doble moral y la proliferacion de armas, drogas, trafico de humanos, terrorismo, la gestacion de golpes de estado, las agresiones de todo tipo el bloqueo o el desprestigio de paises o gobiernos electos democraticamente cuando amparan criminales de guerra y estados terroristas como Israel eso no puede olvidarse y los pueblos son sabios y recuerdan tienen memoria de elefante ellos han matado hasta su propio Presidente cuando no les ha convenido son capaces de todo tienen mecanismos tenebrosos como la CIA para generar caos en el mundo eso le da mas valor a la REVOLUCION porque se ha enfrentado a todo eso no pretendo juzgarte mas de lo que otras veces he hecho perdona por eso creo que ningun ser humano se merece el insulto o la ofensa por muy equivocado que este esa persona que ironicamente llamas “Amigo” si es tu amigo y yo me atrevo a ser su amigo ser su interlocutor porque una critica a tiempo y respetuosa nos llega como medicina para curarnos de ese mal que es el odio y divide a muchos cubanos como decia Marti los hombres suelen dividirse en dos bandos los que odian y destruyen y los que aman y fundan coloquemonos en el bando de los que aman a Cuba y dejemosnos de manipulaciones y charlas politicas con eso es suficiente y que cada cual es libre de pensar lo que quiera pero sin odio y ofensa a la idea ajena y tendremos la paz y el desarrollo que necesitamos… Tu eres un hijo de gente humilde equivocado de bando… sufriendo por lo que no te toca….

Deja un comentario