Los cubanos no tenemos ni día de la independencia ni BBQ.





Si Fidel Castro no hubiera sido un tipo tan sinvergüenza, manipulador, oportunista y un dictadorzuelo disfrazado “que vibra en la montaña” habría respetado el 20 de Mayo como el Día de la Independencia de Cuba y de todos los cubanos.
Pero digo más, si este mequetrefe egocéntrico, autosuficiente, mitómano, cleptómano e inmoral hubiera cumplido sus promesas de, una vez derrocada la tiranía de Batista, convocar a elecciones libres, restituir la Constitución de 1940 y reinstaurar la democracia en nuestro país estoy seguro, absolutamente convencido, de que los cubanos fuéramos hoy un pueblo libre, independiente y también tendríamos nuestros buenos BBQ.
La manipulación del castrismo con las fechas históricas, los triunfos, las conmemoraciones, las celebraciones y las derrotas han sido tantas, tan desaforadas, “místicas”, chancleteras y oportunistas que, hoy por hoy, muy pocos cubanos conocemos qué vitoreamos o evocamos en Enero, en Julio, en Septiembre, en Agosto, en Octubre y hasta qué mes tiene 28 días.
Gracias a Dios los historiadores nos sacarán de dudas.
Los castristas, encabezados por Fidel y su banda de maleantes, siempre fueron en realidad una partida de aves de rapiña, depredadores carroñeros y una manada de asesinos de la historia, de la cultura y de la vida de todos los cubanos que, disfrazados de guerrilleros de la libertad, cayeron sobre la nación cubana como una plaga de jodidos bichos insaciables y arrasaron con todo, con absolutamente todo lo que no “oliera” a ellos o supiera como ellos.
No perdonaron tradiciones ni costumbres arraigadas en la población porque sabían que, para lograr imponer su asquerosa ideología, tenían que cambiarlo todo con la justificación de acabar con los rezagos del capitalismo, el diversionismo ideológico y la gusanera de Miami, di tú, incluso hasta se atrevieron a cambiar a nuestro Apóstol por una especie de Héroe Nacional que más que un gran hombre de ideas lucidas y fina palabra lo hacían parecer como un machetero vanguardia del socialismo gritando a todas horas patria o muerte, venceremos.
Fidel Castro fue un inescrupuloso manipulador en todos los sentidos. Raúl Castro un pobre diablo, sin voz ni voto, que sólo supo asesinar para ver si se ganaba un poco de respeto y que al final, después de esperar y soportar el peso del abominable hombre de la “Sierra Maestra”, yo prefiero decir de los potreros de Birán, heredó una sangrienta monarquía que le queda grande y que lo tiene enfermo del cuerpo, al borde de un ataque de nervios y con un pie más en el infierno que en el Comité Central.
Raúl Castro no ha hecho más que mantener el desastre económico, político y moral impuesto por su maldito hermano desde el 1 de Enero de 1959, es por eso que se está muriendo, aunque quiera hacer parecer que, con sus estúpidas “mejoras al socialismo”, es un dictadorcillo más benevolente, humano y democrático.
¡Habrase visto gente tan sinvergüenza y descara’!
Pero bien, volviendo al tema que nos ocupa, los cubanos, al final, con estos hijos de puta, nos quedamos sin día de la independencia y sin BBQ.
Sí, lo digo porque ese invento del 26 de Julio como día de la rebeldía nacional, fecha en la que murieron tantos cubanos asesinados por el vil, cruel y traicionero ataque al Cuartel Moncada, al Cuartel de Bayamo y al Hospital Saturnino Lora, y digo muertos de ambos bandos, menos Fidel Castro, por supuesto, que huyó como una rata de cloaca abandonando y traicionando a todos sus compañeros…, un punto y aparte, yo siempre he pensado que si Fidel Castro hubiera sido un líder de verdad habría muerto en combate en aquel ataque, en la primera línea de fuego, o al menos habría sido capturado muy mal herido, por eso siempre he dicho que esa fecha es de luto, de tristeza, de vergüenza, de dolor, de arrepentimiento y de silencio, no para que sirva como otra de las “actividades” de pan y circo que ofrece la dictadura de los hermanos Castro al pueblo de Cuba.
Los cubanos continuamos cayendo en la trampa y seguimos dejándonos manipular, dice mi amiga la cínica que han sido tantos los panes con pasta, la cerveza de pipa, la vulgaridad de la mala música carnavalesca y los baños públicos en la esquinas hediendo a trocha y mocha como la verdadera esencia del socialismo que al cubano lo mismo le da 26, que 28, que primero que 24: “El problema es darnos unos buches pa’ olvidar las penas”.
Triste, muy triste pero cierto…
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Tus Comentarios

3 thoughts to “Los cubanos no tenemos ni día de la independencia ni BBQ.”

  1. Me hiciste recordar algo, ese engendro castrista nos lo inculcaron con aquello de combativo, así fue como lo inocularon progresivamente en el pensar y actuar.
    Creo que esa tenía que ser la primera cualidad para ingresar, incluso, en los pioneros y de ahí al resto de las ” ” “organizaciones” con el nombre que les impusieron.
    Era necesario madurarlos, penetrarlos hasta el cogote y la gandinga y hacerlos en aquello de ” su propia guerra”.
    Al final son sólo éso chivatos de poca o mucha monta… que se extendieron como el marabu por ciudades, pueblos, vecindad y hasta en las propias viviendas.
    Ricardo Santiago no son propiamente una enfermedad, pero si una lacra nauseabunda que el siniestro laboratorio del Castro, hizo procrear para mantener su cloaca latifundista.

  2. Presiento una fuerza particular en tu escribir, una angustia que te quema por dentro, un sentimiento que no puedes ocultar… No le sucede sólo a ti
    Es que con los cubanos el dictador se ensaño con una crueldad sin límites. ¿Qué le debía Cuba. por qué esa alevosía? .
    Cada segundo, minuto, semana, mes o año que estuvo en el poder sólo fue para desquitarse de algo muy horrible y encontró en la Isla el sitio perfecto.
    Estoy por pensar que siempre alardeo de revolucionario, de soñador, y sobretodo de inteligente… adjetivos que ni por asomo llegó a tener nunca.
    Con el Moncada intentó alardear de estratega, también en la Sierra, pero el disfraz le quedó holgado y ya en el poder, devino su verdadero toque de incompetente, de dictador insaciable y destructor sin tacha ni medidas.
    De verdad al cubano eso de 26, Primero, 28 o 7, sólo le inspira al trago que merma la impotencia y la tristeza.
    No hay espacio para el olvido, habrá un mañana, Ricardo Santiago….

  3. Si Fidel fue lo que dices entonces uds no tienen ningun merito,señor.Si ellos derrotaron a mafiosos,genocidas,y corruptos entonces en ese tiempo lo hubieran realizado los anticastristas.El hecho es que uds son mediocres y eso con la ayuda de todo occidente.Nunca pudieron con esas “basuras”como los denominan muy facilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.