Los “Apaches” del Caribe y la ridiculez castrista.




Estoy seguro, convencido y feliz de que al castrismo y a los castristas les hacemos un daño tremendo con cada palabra, comentario, burla, imagen o video que publicamos en nuestros Blogs, o en las redes sociales, denunciando la mierda de revolución que ellos, a estas alturas del Siglo XXI, pretenden seguir diciendo que es buena, casta y pura.
Una de las características fundamentales de los seguidores, devotos, chicharritas, chicharrones, huéleme aquí y huéleme allá, guatacones, tracatanes, chupa cabos, lamebotas y practicantes de la “ideología” castrista es la intolerancia. Del mejor maestro de la historia, el más hijo de puta, aprendieron la soberbia y el no aceptar nada que no sea la porquería de doctrina que se han inventado para “defender” a los proletarios del mundo.
Pero la realidad es que el castrismo convirtió a los trabajadores en esclavos, en jornaleros “subasalariados”, en trabajadores sin categorías ni respeto y en una gran masa de oprimidos que viven más explotados que cualquier obrero del capitalismo.
Pasa que la soberbia los vuelve ciegos y con la lengua echada para atrás, tan para atrás que se atragantan ellos mismos con la cantidad de sandeces y disparates que vienen repitiendo, de la misma manera, hace casi 60 años para justificar un desastre que terminará por aplastarlos.
La realidad es que la mayoría de estos sujetos utiliza la cara pa’ sentarse, no les interesa que usted le muestre la imagen de un edificio en ruinas con sus inquilinos dentro o la de unos niños sin zapatos y con sus caritas de hambre, les da lo mismo, o te sueltan el teque del “bloqueo” imperialista o se bajan con la muela de las “gratuidades” revolucionarias y que si Fidel es esto, y que si Raúl es aquello, y yo digo que no se, que a mí no me consta, y que si los históricos no son unos sinvergüenzas como dice la gusanera, y que si el Canciller no es un monigote con tetas, y que si venceremos, y que sí, que no, que llueva el chaparrón…
Y así van las cosas, justificaciones absurdas y ridículas como la de los “grillitos malojeros” y la sordera de los “yumas” o que los cubanos no pasan hambre y son felices, pero la verdad es que nunca, pero nunca, veremos en las redes sociales una foto de la casa de Mariela Castro afectada por un huracán y a ella recogiendo los bultos porque se va para un albergue de damnificados.
La igualdad en Cuba no existe. El “agua calientica” para bañarse es una prebenda que solo se obtiene si se es “leal” al régimen, si se obedecen ciegamente los postulados del muerto-muerto y de los vivos casi muertos, si no se roza la “fortaleza” de la revolución ni con el pétalo de un “gladiolo” y si se está dispuesto, so pena de bañarte con agua fría por toda la eternidad, a ser la reencarnación del Caraechichi de Birán por los siglos de los siglos.
Y yo pregunto: ¿Cuántas veces hemos visto a Raúl Castro, Ramiro Valdez, al Canciller e incluso a sus hijos con sus caras pintorreteadas con esa mierda de yo soy Fidel?
La revolución castrista es tan sádica, tan envolvente, tan manipuladora y tan desvergonzada que utilizó cínicamente a los cubanos de los 60s, de los 70s, de los 80s, de los 90s y a estos de ahora los está cogiendo de comemierdas.
Y es aquí donde quería llegar. Mucho peor que tener un “chino” detrás, como dice el dicho, es tener un castrista de estos, de los de ahora, de los que la dictadura utiliza como “punta de lanza” para promover y defender sus porquerías, acechando cada palabra, cada expresión y cada imagen que decimos o publicamos en nuestros espacios o en las redes sociales.
En FACEBOOK lo denuncian todo, obligan a esa Empresa a caer en el ridículo con sus absurdos y antidemocráticos bloqueos, censuras y prohibiciones. Tienen un plan siniestro para apagar las crecientes, multiplicadas, numerosas y muchísimas voces que los denuncian constantemente y hacen lo que sea necesario para que no se difunda la verdad y se les desbarate el castillito de mentiras que tienen armado sobre la espalda del pueblo cubano.
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

Tus Comentarios

2 comentarios en “Los “Apaches” del Caribe y la ridiculez castrista.

  1. No solamente el adoctrlnamiento de la dictadura ha causado el amansamiento, en una buena parte de la mentalidad cubana, sino que ha intruducido una especie de infantilismo ridiculo, cuya debilidad deja entender la enorme ceguera e ignorancia política en otra buena parte de la juventud obnubilada por las consignas y las alabanzas patrioteras.

Deja un comentario