Venezuela es hoy la Patria Grande de América.





¿Dónde están los señores que imparten justicia en este mundo?
¿Dónde están los organismos internacionales que tienen la obligación de frenar el genocidio que comete un “gobierno” contra el pueblo?
¿Dónde están los “marchantes, caminantes y protestones” mundiales contra la injusticia?
¿Dónde está la democracia internacional?
¿Dónde está la vergüenza, la solidaridad, la dignidad, el decoro, el sentido de justicia y la rabia de cada uno de los habitantes de este planeta?
¿Dónde estamos tú y yo carajo?
La dictadura de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Tareck El Aissami, Tibisay Lucena, Cilia Flores, Delcy Rodríguez, Vladimir Padrino, Raúl Castro, Ramiro Valdez, y muchos, pero muchísimos oficiales de la inteligencia cubana, están asesinando, masacrando, ultimando y matando al pueblo venezolano para mantener un poder que constitucionalmente es ilegal. Esa es la única verdad y el mundo tiene que actuar cuanto antes.
Todos los nombres antes mencionados, que por supuesto faltaría incluir a más responsables de este brutal genocidio, son culpables de crímenes de lesa humanidad y deben ser juzgados, procesados y sentenciados por las instituciones internacionales competentes.
TODOS SON CULPABLES, MUY CULPABLES, Y TIENEN QUE SER CASTIGADOS.
La justicia venezolana esta secuestrada por la dictadura castro-chavista, no podemos esperar nada de estos títeres al servicio del castrismo y en función de eternizar un régimen que, a multitudinarias marchas populares vistas, el pueblo venezolano ha demostrado que no los quiere y les está pidiendo que se vayan, les está exigiendo justicia, libertad para los presos políticos y convocar a unas elecciones libres y sin fraudes.
Yo vuelvo y repito: Los personajes antes mencionados son delincuentes, criminales, asesinos y deben ser apresados de inmediato.
¿Dónde está el organismo internacional con poder legal para hacerlo?
¿Seguiremos permitiendo este brutal atropello?
¿A cuántos jóvenes más tiene que asesinar la dictadura de Maduro para que tomemos conciencia?
Es incuestionable la injerencia de la dictadura de Raúl Castro en Venezuela, las pruebas gráficas están ahí, todos lo saben, por lo tanto esto es un complot internacional para masacrar y apagar el clamor de justicia del pueblo venezolano.
El mundo tiene que unirse, el pueblo venezolano no puede continuar indefenso ante las sofisticadas armas para matar la mente y el cuerpo que esgrimen estos bandidos contra Venezuela, TENEMOS QUE FORMAR UN ESCUDO GIGANTE PARA DETENER LA IGNOMINIA, EL GENOCIDIO Y LA MUERTE QUE PROVOCAN ESTOS BARBAROS SOBBRE EL NOBLE PUEBLO VENEZOLANO.
Salvar a Venezuela de las garras del castro-chavismo es responsabilidad de todos, yo hago un llamado y grito públicamente que todos tenemos que intervenir, que mientras más voces sumemos más pronto el mundo se unirá a nuestro clamor y la justicia llegará a esa hermana y hoy sufrida tierra.
¿Dónde está el sentido común de los militares venezolanos ante tanta muerte?
¿Dónde está el sentido común del chavismo ante tantos asesinatos?
¿Dónde está el nacionalismo de los personeros que conforman el “gobierno” venezolano ante la injerencia de otro país en sus asuntos internos?
Si el castrismo, con toda la sofisticada maquinaria que tiene para hacer daño, deja de apoyar a Nicolás Maduro, el monigote de Miraflores sólo durará 48 horas en territorio venezolano.
El pueblo venezolano es hoy El Libertador de Las Américas. Como hace 200 años se enfrenta al colonialismo a pecho descubierto, sólo que esta vez a uno mucho más brutal y despiadado, al castro-comunismo, a la izquierda internacional, al socialismo del Siglo XXI, a los mediocres simpatizantes de toda esa mierda, a la indiferencia de la derecha internacional y a la apatía de millones de seres humanos en este planeta.
Pero Simón Bolívar esta en las calles de Venezuela y nuevamente nos conducirá a la victoria…
Ricardo Santiago.




Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.